Pat Morita «Sr. Miyagi»

Pat Morita «Sr. Miyagi»

10 / 100

Pat Morita «Sr. Miyagi»

Hoy vamos a dar cera y pulir cera a la firma del Sr Miyagi, el creador de la «Patada de la grulla» e instructor de Daniel LaRuso.

Ahí vamos:

Noriyuki «Pat» Morita (Sacramento, California, 28 de junio de 1932-Las Vegas, Nevada, 24 de noviembre de 2005) fue un actor estadounidense, conocido principalmente por su papel como el maestro Nariyoshi Miyagi, o bien «Señor Miyagi», en la saga cinematográfica Karate Kid Hijo de inmigrantes japoneses.

intro 1599751161
El Señor Miyagi y Daniel LaRuso en Karate Kid

Breve análisis de su firma:

Lo primero que nos llama la atención de la firma de Pat Morita es, su gran elevación, lo que no indica que era una persona de grandes ambiciones, de sueños elevados. Esto hace que se convirtiese en un juez exigente e implacable consigo mismo, lo que hacía que esa fuerte exigencia personal, le limitara a la hora de conseguir la felicidad, pues viviendo en juicio continuo no terminaba de estar contento con nada de su alrededor, dado que sus sueños eran tan altos que parecieran inalcanzables e incluso para él.

Con una gran consideración propia, creyéndose un personaje importante, no valorado por la sociedad, de la manera que él creía que merecía; podía a llegar a sentirse herido por comentarios ajenos, aunque no tuvieran una intención clara de dirigirse hacia su persona. Llegando a rozar el orgullo paranoide en algunas ocasiones.

Cabe destacar el gran espíritu de mejora del “Señor Miyagi”, siempre con ganas de aprender y ascender, incluso podría haberse dado el caso de, haber utilizado técnicas poco lícitas para conseguir sus objetivos, pues “el fin justifica los medios”.

81iTrVB9d2L. AC SL1500

Podemos apreciar una falta de armonía entre lo interno y lo social lo que desemboca en el falseamiento y disfraz de la personalidad o del modo de ser.

Persona con fingimiento y falsedad, aunque en pequeñas medidas, existió.

Con un pasado que no termina de superar y infravalora a sus progenitores.

Vivió posiblemente como en un huevo, atrapado en si mismo, con una acusación clara de autoestima y valoración propia.

Con una mente muy creativa y protegiéndose del exterior.

Deja una respuesta